Por una educación superior, pública, abierta y democrática.

0
36

Por Fausto Montes de Oca

La UASD, la alma máter, de los hijos del pueblo, la niveladora social, la que ha hecho posible que muchos profesionales, hoy exhiban un título universitario, y también que le sirvan al país con la idoneidad y la pertinencia que demanda la formación recibida.


La UASD ha devenido en ser la cenicienta del Estado, de una manera caprichosa se les asignan presupuestos Medalaganario, que no se relacionan con los aportes que ella realiza a nivel nacional.


La UASD tiene presencia a nivel nacional, adolece de todas las faltas que podrían encontrarse en cualquier institución del Estado; sin embargo, es solo en ella que caen todos los demonios cuando se quiere describir el deficitario papel del Estado. Sin embargo, a pesar de la criticas, muchas veces , la UASD, sigue haciendo su tarea de formar buenos profesionales, aún con las carencias presupuestal, para llevar a cabo su alta tareas académicas.


En los últimos años, la UASD, no ha sido atendida como en tiempos anteriores, a pesar de que la matrícula estudiantil crece de manera exponencial,así como los centros regionales en todo el País.


Hay que ser justo y reconocer, que en los gobiernos del presidente Dr. Leonel Fernández, la UASD, siempre fue muy bien valorada, con obras físicas y partidas presupuestarias que le hicieron elevar su nivel académico, a la vez de crear áreas específicamente para la investigación científica.
El Presidente Fernández, manejo con tanto cuidado su relación con la autónoma, que en el Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnológia, sus ministras fueron destacadas maestras de la Facultad de Humanidades de la universidad del Estado.


La UASD es el principal centro de educación estatal del país. Es la líder en la matrícula estudiantil de todo el sistema de educación superior. Es por esta razón que sería muy importante que en el Ministerio de Educación Superior, tenga como cabeza a un Ministro, con el prestigio académico y que esté vinculado a la universidad del Estado. Con la valoración de un perfil como el descrito, se podría lograr un puente armónico entre la universidad del Estado y el propio Estado dominicano.


Al Presidente electo, no tengo el gusto de conocerle, pero observo en él, un hombre ecuánime y justo, al igual que la señora, Vicepresidente. Ambos tienen la peculiaridad de ser personas vinculadas a la educación superior privada, por lo que, sería sumamente importante, que con la escogencia de dicho ministro para el Ministerio de Educación Superior, se envíe una clara señal, de que en el próximo gobierno la educación superior pública, seguirá siendo pública , pero mejor.

Con mejor presupuesto, con mejor acompañamiento estatal, pero sobre todo, con una excelente relación entre el Estado y la universidad pública, para de esta manera lograr un espacio que posibilite, una educación pública de calidad , acreditada y pertinente para los más carenciados del país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here