Margarita frente a la historia

0
54

Por Fausto Montes de Oca

La Dra Margarita Cedeño, es una dirigente política, que hizo una carrera meteórica. Nunca antes una mujer en la República Dominicana, había logrado, trascender tanto como ella.

Algunos atribuyen, su vertiginoso ascenso político a sus lazos afectivos con el Dr. Leonel Fernández. Ciertamente, Leonel, fue una tremenda plataforma para su crecimiento político. Como primera dama, manejando programas de alto presupuestos, luego como vicepresidenta, administrando los programas sociales del gobierno.

Lo cierto es que Margarita tiene una personalidad de mucho liderazgo, que crea mucha empatía, principalmente con lo más vulnerables. Margarita, posee todas las herramientas para convertirse en la primera mujer presidenta del país.

Pero desde nuestra opinión, creemos que Margarita, no logró ver todo el contexto. Primero, nuestra sociedad es conservadora, nunca avalaría que Margarita, se quedara en un partido del cual ella no era parte de su esencia, no fue fundadora, no fue circulista, mucho menos representa la cultura organizacional del PLD.

En definitiva, Margarita, no buscaba nada en el PLD a la salida de Leonel de ese partido. Leonel y Margarita compartía en el mismo nicho electoral, Margarita nunca lo entendió.
Fuera Leonel del PLD, Margarita quedaba totalmente vulnerable. Ya las fuerzas que podían sustentarla habían migrado a la Fuerza del Pueblo.
El pueblo llano, nunca comprenderá el trato de Margarita hacia Leonel, al menos que ella explicará que Leonel, cometió contra ella alguna falta. Pero el pueblo, lo único que ve de Leonel hacia Margarita, es amor, protección y distinción: 8 años primera dama de la República. Luego 8 años vicepresidente, sustentada en su condición de esposa del líder del partido, el Dr Leonel Fernández.

A todas luces, nadie puede en su sano juicio poder entender el comportamiento político de Margarita frente a la división del PLD.
Margarita, anunció sus aspiraciones presidenciales, realmente ese anuncio no tuvo ningún brillo, totalmente fuera de contexto, y además sin base electoral que puedan sustentar dicha aspiración.

A decir verdad, es una gran baja para el proceso democrático, el desgaste del liderazgo de Margarita. Una mujer, con una gran vocación de trabajo, con mucha chispa…Pero que está en el lugar no correcto de la historia.

Ella, nunca podrá articular un discurso en contra de Leonel Fernández, su historia lo hacen ser indisolubles. Ojalá que Margarita, termine de entender, ante que las hojas de su liderazgo, se terminen de desojar, que su futuro político, no está en el partido de Danilo Medina , sino en el de Leonel Fernández.