El Plan Perfecto de la Elite Mundial

0
129

Por Carlos Pérez

La crisis sanitaria que vive la población mundial esta creando unas series de dificultades, que lucen conducir a la humanidad a conflictos insospechados, la gran pérdidas de empleos, las carestías en los alimentos, el incrementó de los fletes marítimos, el alza en las medicinas. En fin ,todos estos factores nos conducen a situaciones futuras de grandes confrontaciones

Los países en desarrollos que lucen tan indefensos, con una población que cada dia pierde su capacidad de compras, que esta limitadas en su acciones de buscar el pan de cada dia, que los gobiernos se están endeudando de manera insostenible, mas por otro lado, las recomendaciones de los organismos de financiamientos, para qué estos hagan ciertos ajustes fiscales, a fin de que puedan garantizar pagar los préstamos

En conclusión nos hacemos varias interrogantes, como los gobiernos podrán manejar a sus ciudadanos, con horarios limitados, con unos programas de evacuación, que una parte de la población se resiste al vacunarse, como podrán recuperar la activación económica, como podrán hacer frente a las tantas exigencias de obras de infraestructuras tan necesarias, como saldremos de esta crisis, cuando hay nuevas variables del covid

De verdad que lucimos conducidos a un programa de reducción de la población mundial, proceso qué según mi punto de vista y creer, no tiene marcha atrás, le sugiero prepararse a ver la 3cera y hasta la 10 decima vacunas, donde estará por ver quien pagara las siguientes vacunas, si los gobiernos o cada personas en particular, aunque se que esto hoy luce pura especulación, el tiempo podrá dejarnos ver la realidad de este escrito de hoy lunes 28 de junio del 2021

Estamos convocados a grandes repercusiones a nivel mundial y sobre todo en los países en via de desarrollo, ya qué estos no tienen la capacidad de emitir monedas, pero tampoco pueden dar las calificaciones crediticia, entonces que será de nuestras naciones con esta guerra económica y sanitaria, donde no tenemos las energías ni los mecanismos de control, para hacer frente a esta desgracia que nos viene de fuera.