El maldito reloj y mi estado permanente de verlo vomitar

0
29

Por Yi-yoh Robles

Me hace falta una mujer que decida volar conmigo, me hace falta una mujer que se meta la luna en los bolsillos y que la escupa en mi boca, que me de el sexo hasta dolernos …una mujer mutable igual que yo, que se trague mis venas y mi sangre, una mujer que nazca cada día junto a mí, una mujer sin miedo, dispuesta a morir y vivir un instante de emoción plantaria, una mujer pue me piense y alumbremos los gametos de un manantial sin estaciones, necesito una mujer dispuesta a todo junto a mi, a dar la batalla por el porvenir, en las alas y los susurros, una mujer que salga a caminar y que desnude mis ojos y me ame lentamente hasta el anuncie el fin y el principio de todas las edades.


Sólo puedo darte un tiempo y el hábitat de mi sonrisa, la grata esencia en tentáculos de los sueños sublimes que me agolpan.


La tizana y unguento de estos años sin muecas, el risorio inquieto que delata el reloj sin aire; más la llama apacible de algún invocado deleite, el detenido contemplado retrato de algun verso despojado de hojas tristes.
La paciencia que evoca la edad y me escupe junto al mar, el manantial que ebuye y mueve mis alas …la ranita que salta y toca mi umbral, el soportado enigma de algún sueño, la nota suelta de algún verso enganchado sobre una arboleda en policromos.


La fuente expansiva de un submundo de incógnitas, más la grata risa que delata mi edad sin años.


Es así como todo el aire sin domar, a la hora precisa en que los centinelas de la noche sin angustia recogen estrellas clasificadas para abonar los jardines de una tapia sin dueños .


.y es allí, justo en el marco de esta alegría sin literas, sin espejos ni pobladas de angustia, que me toca de sutil está forma perenne de estar alegre, ¡aunque algo duela sin remedio! …luego algo se posa en mi, en el alivio sereno de la contemplación de verse uno así mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here