Davis anota 50 puntos y Lakers se imponen ante Timberwolves

0
130

Si retrocediéramos apenas dos años en el tiempo, muy poca gente podría haberse creído que Los Ángeles Lakers volverían a dominar la NBA en sólo dos temporadas. El fichaje de Anthony Davis, junto con el de LeBron James un curso antes, ha situado a la mítica franquicia angelina en otra dimensión muy distinta a la de las seis últimas campañas en las que ni siquiera entraron en los ‘playoffs’. Con ‘La Ceja’ el balance es de 21 victorias y tan sólo tres derrotas en sus primeros 24 partidos y encima el ex de los Pelicans juega como si lo llevara haciendo toda la vida de púrpura y oro.

En el partido frente a los Minnesota Timberwolves, resuelto con victoria de los Lakers por 142-125, Davis cuajó su mejor partido con el equipo hasta la fecha: 50 puntos, siete rebotes, seis asistencias, cuatro recuperaciones y un tapón en 39 minutos de juego. Con el encuentro ya sentenciado, Frank Vogel lo sentó en el banquillo y el público del Staples Center premiaron su exhibición con una atronadora ovación que incluyó gritos de «MVP, MVP». Es la cuarta vez que el jugador nacido en Chicago hace 26 años alcanza el medio centenar de puntos en su trayectoria.

El ex jugador de los Pelicans, que estuvo muy acertado de cara al aro con 20 de 29 tiros de campo y un inmaculado 10 de 10 desde la línea de personal, apenas ha necesitado 23 partidos con los Lakers para firmar su primer partido de 50 puntos. Los únicos que tardaron menos fueron LeBron (16) y Cedric Ceballos (22). Otras leyendas de la franquicia como George Mikan (49), Wilt Chamberlain (50), Shaquille O’Neal (102) o Kobe Bryant (286) tardaron bastante más e incluso Kareem Abdul-Jabbar y Magic Johnson nunca lo consiguieron en su carrera como jugadores de Los Ángeles.

Anthony Davis también batió otro registro individual, pues ningún jugador de los Lakers acababa un partido con un mínimo de 50 puntos y cinco asistencias desde Kobe Bryant en 2006. Además, los 82 tantos que sumó junto con LeBron James les colocó a ambos como la primera pareja angelina que anota 70 puntos en back-to-back, es decir, dos partidos en noches consecutivas, desde Kobe y Shaq en 2003.