Cuba impidió ingreso a periodista por vínculos con opositores, dice cancillería

0
90

La Habana, Cuba | AFP |

 

La periodista cubana Karla Pérez fue impedida de abordar en Panamá un vuelo con destino a La Habana por sus vínculos con opositores políticos fuera de la isla, admitió el viernes la cancillería de Cuba.

Pérez, de 22 años y recién egresada de la facultad de periodismo, tuvo que volver el jueves por la noche a Costa Rica, donde vive desde 2017, y solicitar refugio.

«Son conocidos los estrechos vínculos con su mentor Eliécer Ávila», un opositor cubano radicado en Miami, «y con otros personeros», dijo el viernes Yaira Jiménez, directora de comunicación del Ministerio de Relaciones Exteriores cubano, en conferencia de prensa.

La funcionaria acusó también a periodistas independientes, activistas y organizaciones internacionales de derechos humanos de alimentar la «subversión» en Cuba.

El jueves por noche al arribar a San José la joven dijo que estaba solicitando refugio. «Tendré entrevistas y se decidirá si yo merezco o no el refugio».

Pérez estudiaba periodismo en Costa Rica desde 2017 y, tras terminar la carrera y el vencimiento de su visa, volvía a su país natal.

En Costa Rica retomó sus estudios luego de ser expulsada de la Universidad de Las Villas, en la provincia cubana de Villa Clara, según relata, por haber participado en un blog crítico del gobierno.

Mientras estudiaba, Pérez fue pasante en el diario El Mundo de Costa Rica. Además, es colaboradora del portal ADN Cuba, crítico del gobernante y único Partido Comunista (PCC). El ejercicio del periodismo local fuera de los medios estatales no tiene reconocimiento legal en la isla.

«Ella es un instrumento, no es la primera vez que es utilizada», señaló Jiménez, quien agregó que «ahora sencillamente pretenden reinstalarla en el país en función de propósito subversivo».

«Tenemos el mismo derecho que cualquier otro país a defendernos», agregó la funcionaria, que acusó a ADN de ser «punta de lanza» de una operación el jueves contra la cancillería cubana.

Detalló que poco después del mediodía del jueves, cinco personas de ADN acudieron a la cancillería para solicitar información sobre su colega y luego hicieron una transmisión en vivo para dar a conocer lo que ahí sucedió.

Tenían la «intención de alimentar una campaña mediática que ya se venía formulando» horas antes, dijo Jiménez, quien aseguró que ese medio es financiado desde el exterior para llevar a cabo «campañas sistemáticas de provocación, como una estrategia de subversión en Cuba».

 

– La travesía –
La joven tomó un vuelo en San José y en el aeropuerto panameño de Tocumen debía tomar una conexión a La Habana.

Pérez relató que un funcionario de la aerolínea le informó que no podría subir al avión por órdenes de migración cubana, que le había prohibido la entrada a su país.

Por ello, debió volver a San José. Personas cercanas solicitaron a la cancillería costarricense que le permitiera el ingreso, pese a que su visa de estudiante había expirado.

Más temprano, la diputada costarricense del Partido Integración Nacional (PIN), Patricia Villegas, mostró su apoyo a la periodista.

«Pido a la Cancillería costarricense que le brinden protección política y le otorguen asilo hasta que el gobierno comunista deponga su atropello», dijo.

 

– «Un derecho humano» –
La funcionaria de la cancillería cubana reprochó también que Human Rights Watch (HRW) se sumara a las críticas y señaló que esa ONG internacional es «conocida por actos de subversión» contra Cuba.

José Miguel Vivanco, director de HRW con sede en Washington, dijo el jueves en Twitter que «volver al país es un derecho humano» y condenó este «gravísimo abuso».

«Por supuesto que quiero volver a Cuba pero, siendo realista, no creo que esa oportunidad esté», manifestó Pérez. «Mi sueño primordial es reunirme con mi familia, no me importa donde», agregó. Sus padres y su hermana viven en la isla.

Activistas y periodistas independientes denuncian constantemente en redes sociales que las autoridades mantienen un acoso sobre ellos al impedirles muchas veces salir de sus domicilios y detenerlos por algunas horas para luego liberarlos.

Algunas de estas voces se unieron el jueves al reclamo por el caso de Karla Pérez.

mav/tjc/lp/yow

 

© Agence France-Presse